Inicio Technología Preocupación de desarrolladores: ¿qué pasará con Red Hat tras la adquisición de...

Preocupación de desarrolladores: ¿qué pasará con Red Hat tras la adquisición de IBM?

6

Desarrolladores de programas informáticos están preocupados por la adquisición de la compañía del sombrero rojo por parte del Gigante Azul

IBM anunció que tiene la intención de adquirir Red Hat por 34 mil millones de dólares, una de las grandes operaciones del negocio tecnológico de los últimos años y que ha desatado la preocupación de los desarrolladores informáticos sobre el futuro de los programas de esta compañía de software de código abierto.

El Gigante Azul prometió preservar el compromiso de Red Hat con la generación de código abierto, pero hay desarrolladores no están convencidos.

Red Hat es una empresa conocida en el ambiente tecnológico por distribuir su propia versión de Linux, un sistema operativo de código abierto, para empresas, y es muy apreciado en la comunidad de esa plataforma como un gran experto en código abierto.

Si bien IBM fue históricamente un gran impulsor de Linux, en comparación con sus pares empresariales, hay desarrolladores que están preocupados de que su cultura corporativa afecte negativamente a Red Hat, en especial desde que se percibe que IBM se ha quedado atrás en la carrera por los negocios en la computación en la nube.

Con un valor de 190 dólares por acción, Red Hat sería la tercera adquisición de tecnología más grande de los EE. UU., Y la compra más grande de IBM en sus 107 años de historia.

También es una gran apuesta en el código abierto, donde los desarrolladores de todo el mundo contribuyen con su tiempo y experiencia para realizar proyectos de software para que cualquiera pueda usarlos como lo deseen de forma gratuita.

Red Hat fue una de las primeras compañías en convertir el código abierto en un modelo de negocio viable y sigue siendo una estrella en ese espacio.

Negocios abiertos

El auge del código abierto es un tema recurrente este año en el negocio tecnológico. Microsoft adquirió de manera oficial en octubre a GitHub, una plataforma para proyectos de codificación de código abierto, por 7,5 mil millones de dólares.

A principios de octubre, Cloudera y Hortonworks se fusionaron en un acuerdo de 5,2 mil millones de dólares. Y a principios de este año, Salesforce también adquirió MuleSoft por 6,5 mil millones de dólares.

Sin embargo, el acuerdo ha generado algunas alarmas en el Silicon Valley y más allá, ya que algunos temen que IBM no sea el hogar adecuado a largo plazo para Red Hat, y que el mundo del código abierto sufrirá por ello.

Red Hat desarrolla software de código abierto para las empresas. Es uno de los mayores distribuidores de Linux, un sistema operativo de código abierto que se usa a menudo para impulsar los centros de datos corporativos.

Linux es un sistema operativo, similar a Windows y MacOS, que existe desde la década del 90, pero Red Hat desarrolla de manera específica una versión personalizada de Linux para empresas.

Es mejor conocido por Red Hat Enterprise Linux (RHEL), una versión especializada del sistema operativo. Si bien la descarga de RHEL es gratuita, Red Hat cobra por las mejoras de software y el soporte técnico que necesitan las empresas, como mantenimiento, soporte e instalación.

Otras “startups” comenzaron a seguir el liderazgo de Red Hat en esta estrategia de negocios. Incluso hoy “startups” de moda como Docker y Mesosphere siguen el liderazgo de Red Hat en la búsqueda de formas de usar software libre para generar ingresos.

Planes nuevos

IBM planea usar el software de Red Hat para unir esos centros de datos corporativos basados en Linux con las principales plataformas de computación en la nube en un modelo llamado “nube híbrida”.

Los clientes que ejecutan el software de Red Hat en sus servidores obtendrían un camino fácil para mover algunas o todas sus aplicaciones a la nube, a su propio ritmo, según explicaron desde IBM.

Además de su propia IBM Cloud, el Gigante Azul también planea mantener y fomentar las asociaciones existentes de Red Hat con otros proveedores importantes de la nube como Amazon Web Services, Microsoft Azure, Google Cloud y Alibaba.

Para ello, IBM ejecutará Red Hat como una subsidiaria independiente, a fin de mantener su neutralidad entre las plataformas de nube.

Además, el Gigante Azul informó que no va a impedir que Red Hat contribuya a proyectos de código abierto o que administre los proyectos populares que ya mantiene, como el sistema operativo CentOS o la herramienta de automatización de Ansible.

Los analistas esperan que este movimiento tenga ramificaciones de gran alcance para el entorno de la nube, y le daría a IBM una ventaja para mantenerse al día con los jugadores clave en el mercado de la computación en la nube, como Amazon, Microsoft y Google.

En otras palabras, esta adquisición mantiene a IBM en un lugar relevante, incluso cuando su propia nube se queda atrás de la de Amazon y la de Microsoft.

Preocupación informática

A pesar de las garantías de IBM de que Red Hat mantendrá su independencia y seguirá contribuyendo al código abierto, hay desarrolladores de Linux que están nerviosos, porque ven esto como otro ejemplo más de un gigante tecnológico que se engulle a un ser querido.

Existe una sensación entre los fanáticos del software de código abierto de Red Hat de que la cultura corporativa en un ambiente mucho más grande como es el de IBM tendrá algún tipo de impacto negativo en el futuro de sus productos.

A esos fanáticos les preocupa que sea solo una cuestión de tiempo antes de que IBM ordene cambios radicales en Red Hat, o de lo contrario lo desmonte y lo absorba al por mayor.

“IBM tiene un largo historial de adquisición de grandes compañías y causando estragos en su cultura”, recordó un usuario de la plataforma de debate Reddit.

“Piensa en ello como el colonialismo corporativo. A veces se traduce en un éxodo de talento que afecta gravemente a las futuras actualizaciones y soporte de productos”, advirtió.

El Gigante Azul apoyó proyectos de código abierto como un partidario temprano de Linux, y al igual que Red Hat, es uno de los 10 principales contribuyentes a Linux.

Lleva invertidos miles de millones de dólares en Linux y es miembro de la Fundación Linux. Incluso creó un centro de tecnología específicamente para Linux.

Mientras tanto, la Fundación Linux, que supervisa el desarrollo del sistema operativo, elogió la adquisición como un reflejo de la importancia del código abierto.

“El anuncio de IBM de que está adquiriendo Red Hat presenta una gran oportunidad para ambas organizaciones y resalta la importancia del código abierto en el sector tecnológico. IBM ha sido un importante defensor del código abierto durante más de dos décadas: promoviendo y defendiendo Linux y el código abierto en su momento crítico. Puntos en su historia”, dijo Jim Zemlin, director de la Fundación Linux, en un comunicado referido a la adquisición.

Cuando el ex CEO de Microsoft, Steve Ballmer, declaraba la guerra al concepto de código abierto, IBM anunciaba en forma audaz su soporte para Linux.

Microsoft realizó un giro de 180 grados en su actitud hacia el código abierto, pero IBM tiene un historial de soporte más largo.

Pese a este apoyo, las preocupaciones de los desarrolladores sobre el acuerdo tendrían fundamento. Las dos compañías tienen culturas muy diferentes: IBM es un gigante tecnológico de un siglo con una cultura burocrática que atiende a grandes clientes, mientras que Red Hat, fundada en 1993, sirve a una clientela generalmente más pequeña, y está más orientado a tomar riesgos.

Hace ocho años, en una entrevista exclusiva con iProfesional, que puede leer aquí, el CEO de Red Hat, Jim Whitehurst, aseguró que “Red Hat no tiene nada, no tiene propiedad intelectual sino una marca y un grupo de excelentes personas. Lo que más me preocupa es retener a la gente, más que si me van a comprar”. ¿Podrá hacerlo en la nueva era bajo la tutela de IBM?

Mercado argentino

La compra anunciada por IBM encuentra a Red Hat en la Argentina en el marco de una reestructuración interna de la compañía, que busca poner foco en el segmento medio del mercado, que trabaja a través del canal de la mano de Nexsys.

A principios de su año fiscal vigente, que se inició en marzo, Red Hat dividió una estructura comercial en dos: cuentas “Enterprise”, su mercado histórico, y Latam Mid Market, un segmento de empresas referidas al tamaño de negocio que representan para la compañía.

Este cambio deja de lado la estructura tradicional, donde cumplir la cuota no requería de un foco especial en determinados segmentos, y pasar a una por segmentos de mercado.

En la Argentina Red Hat tiene fuerte presencia en la Administración Nacional de Seguridad Social y la Dirección Nacional de Migraciones (DNM), y en segmentos como banca, salud y telecomunicaciones, con Santander, OSDE y Telefónica.

La DNM desarrolló a partir de software de Red Hat una base de conocimiento integrada para extraer datos de todas las fuentes disponibles nacionales e internacionales, con el fin de disminuir el tiempo y aumentar la certeza en el análisis de información.

Se abocaron al desarrollo de un Big Data de auto aprendizaje con semántica propia de las costumbres rioplatenses, que resultara amigable a la vista, intuitivo en su operación y sobre todo que cumpliera con las demandas del sector de analítica de datos del organismo.

La DNM está abordando hoy el desarrollo de un sistema de información anticipada de pasajeros que se nutre de API (Información Anticipada de Pasajeros) y PNR (Registro de Nombre de Pasajero), que alimentará al sistema.

Fuente
La noticia fue creada por el AUTOR ORIGINAL del link de arriba, auspiciamos al desarrollador original de la noticia sin perjudicar su reputación ni posicionamiento web.